Mitos y verdades sobre la resistencia de las prótesis mamarias a viajar en avión

Uno de los típicos mitos de las prótesis mamarias está relacionado con los viajes en avión y la probabilidad de que la presión del interior del avión haga que explote el implante. Esto es completamente imposible.

No es normal que un implante estalle, y si esto sucede puede ser como consecuencia de un fuerte golpe, no tiene que ver con la calidad de la silicona.

Lo que puede pasar con más frecuencia después de una operación estética de mama con implante de silicona es lo que comúnmente se denomina encapsulamiento. Todos los organismos, al detectar un objeto extraño al cuerpo, comienzan a defenderse.

Con respecto a los productos que se emplean para prótesis, tampoco es cierto que hayan siliconas de dudosa calidad. No obstante, resulta aconsejable a la hora de decidir agrandar el tamaño de los pechos, realizarlo con alguien competente.

En definitiva, no puede explotar una prótesis mamaria si se realiza un viaje en avión. Todos los días, miles de mujeres que se han efectuado una cirugía de aumento de pechos vuelan en aviones o helicópteros con total seguridad. Se culpa a la presión atmosférica como causante y origen de “estos estallidos en vuelo”; pero las cabinas de los aviones se hallan presurizadas, motivo por el cual la presión no afecta a los implantes. Y aunque no estuvieran despresurizadas, la resistencia de las siliconas a los cambios bruscos de presión atmosférica o a un impacto, es superior a cualquier órgano del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>